Tú no lo sabes

Tú no lo sabes, pero te he eché en falta durante mucho tiempo. Hasta que apareciste vivía desorientada y abstraída.

Hoy desde mi ventana veo anochecer, y me ha hecho recordar que has pasado a ser parte del paisaje.

En la penumbra, cada tarde cuando estoy sola, me invaden un vendaval de emociones.

Recuerdo aquella tarde tecnológica de risas exultantes donde me dejé arrastrar con mi conversación desinhibida, mientras me besabas.

Evoco el primer día de caricias sobre mi muslo, desajustadas por las prisas, las ansiedades y los desconocimientos, tratando de saber quién de nosotros tomaba la iniciativa.

Ambos descubrimos que teníamos equilibrio, armonía, sintonía y los mismos colores, y cualidades. Nos entusiasmaban las mismas cosas.

Con el paso del tiempo nos sumergimos en una tormenta de pasiones, entusiasmo y perseverancia que no ha cesado. Porque tú eres capaz de recompensarme cada día con una sonrisa, y yo de responderte.

Ha ido creciendo nuestro amor porque no existen los desafíos, vivimos el momento y hemos perdido la noción de futuro. Vibramos juntos cada día, y eso es lo que hará eterno nuestro amor.

Sección: Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.