Soledad

Sube las escaleras y en el umbral no toca el timbre, gira la llave dentro de la cerradura de su puerta gris. Sabe que ahora nunca le esperan porque no hay nadie.

Oye el sonoro vacío del silencio mientras cruza el largo pasillo. Aunque su amiga Marisa le diga que bien estás sola. No es cierto.

A menudo, en su mente se repite la misma escena, una y otra vez. En un primer plano Carlos diciendo con firmeza me voy.

De hecho, fue una sorpresa descubrir unos meses después que le había sido infiel. Lo que contribuyó a acrecentar la tormenta emocional más terrible de su vida.

Todavía en su lecho vacío, todas las noches, llora en silencio entre las sábanas frías.

A penas sonríe, decepcionada intenta forzar su voluntad en la agotadora tarea de alejar la tristeza.

Pese a todo, tiene presente que en el camino que le queda tiene que reconstruirlo.

Aunque, todavía mantiene el duelo, sabe muy bien que tiene mucho que ofrecer y la vida puede brindarle nuevas oportunidades para ser feliz.

 

Sección: Relatos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.

2 comentarios on «Soledad»

  1. Fina carrasco plana dice:

    Muy cierto. Hay que cerrar etapas par dejar paso a las nuevas aventuras que la vida nos depara. Y el duelo es necesario pero debe tener fecha de caducidad. Gracias por este micro relato.

  2. Elena dice:

    Gracias, Fina. Hay que pensar que siempre existen nuevas oportunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.