Nicolás. Parte 8

Parte 8. (continuación)

─Nico estaba pensando en pedirte que te trasladaras a mi piso y dejaras a Ricardo. Mi compañera, Joanna ha dejado los estudios, su habitación ha quedado libre y a estas alturas no voy alquilarla con ningún otro estudiante. Además, sería un buen momento para saber si además de estar enamorados, nuestra convivencia funciona.

─Maica me encantaría estar viviendo contigo, tú lo sabes. Después de unos minutos de vacilante silenció, comentó, en serio, ¿estás segura de lo que dices?

─Muy segura, lo he pensado a conciencia. Podremos dormir en mi cama, aunque sea un poco pequeña. Luego para estudiar utilizas la habitación de Joanna. Yo no cocino como Ricardito, pero nos apañaremos bien y compartiremos todo. Al final del curso sacaremos unas notas excelentes.

─Nico cambió de expresión en la cara estaba turbado ¿Y si mis padres se enteraran? Mi madre pondría el grito en el cielo.

Desvió el coche hacia la zona que indicaba un área de descanso y paró. Sin mediar palabra le agarró con fuerza la nuca y la besó con tal intensidad que Maica casi no podía respirar.

Despertarme cada día, olerte y tener tu cuerpo junto a mi es el mejor regalo que la vida me puede dar. Y con una voz susurrante en el oído le dijo. ¡Te amo! Eres la mujer que quiero tener a mi lado todo el día, toda una vida. ¡Sí toda una vida!

Los dos se rieron.

─Lo haremos Maica, viviremos en tu piso, pero con una condición, mi madre no se tiene que enterar.

─ ¡Por Dios!, Nico tienes 25 años. No eres un niño─ ¡De acuerdo, tu madre no se enterará! Al menos por mi parte.

─Ricardo esta semana me traslado a vivir con Maica.

─Ya me estaba imaginando que esa morenaza de ojos verdes te estaba cautivando. ¿Estás seguro que lo quieres hacer ahora? En plenos exámenes finales.

─Sí, muy seguro.

─¿Lo aprueban tus padres?

─No. Pero estoy seguro que me sabrás guardar el secreto.

─Por supuesto, tío. Te echaré mucho en falta.

─Y yo también a ti.

Se dieron un fuerte abrazo.

Nico hizo el traslado ayudado por Ricardo. Maica vivía lejos del centro en un inmueble bajo de cuatro alturas en una apacible calle adornada con castaños que daban una tupida sombra en los días soleados. Detrás del edifico había un pequeño parque. El piso era cuarto derecha, un ático muy soleado con una gran terraza. Muy diferente al piso que Nico compartía con Ricardo. Un entresuelo céntrico, pero era muy oscuro, sin balcones y con escasos muebles.

El ático tenía aspecto de hogar más que un apartamento de estudiantes alquilado. Era más pequeño, asomaba a una calle amplia tranquila y entraba más luz por los ventanales y por la terraza. Además, en primavera se colaba por las ventanas un aroma de los castaños en flor.

Las habitaciones muy pulcras estaban pintadas de colores. En el salón había un pequeño sofá marrón lleno de cojines diferentes. En la mesa central habían colocado un ramo de flores naturales silvestres dentro de un jarrón amarillo con pintas blancas. Quizá puesto con el mero propósito de su llegada.

Lo que más le llamó la atención a Nico fue el baño olía a lavanda, lleno de botes, peines, secadores, planchas y cajas. No parecía haber un espacio libre ni para su afeitadora. Realmente aquello sí que era un piso de mujeres, se percibía el perfume tenue que le recordaba a Maica en el dormitorio pintado de amarillo claro.

Estamos en mayo ahora que hace buen tiempo cenaremos a las ocho en la terraza, dijo Maica ─colocaré todos los días unas velas y luego nos pondremos a estudiar. Mejor dicho, yo me iré a estudiar que soy ave nocturna. Ya sé que tú eres de los madrugadores y te acuestas pronto porque estás más despierto por las mañanas.

Era un suave día, el cielo resplandecía, no perdieron el tiempo en contemplarlo, ni cenaron, ni deshicieron el equipaje, ni los trastos de la mudanza. Se desnudaron con prisa e hicieron el amor muy despacio, lo repitieron con calma hasta que las luces del amanecer cruzaron los cristales.

(continuará)

Sección: Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.