Nicolás. Parte 4

Parte 4. Continuación

Esa tarde María Eugenia estaba intranquila, había preparado la cama de invitados con sábanas limpias; se fue a supermercado para preparar una cena un poco especial a Maica. Hacía más de un año que no se habían visto. Le tendría que contar muchas cosas, ampliarle la información de su nuevo novio. Mientras preparaba un sushi sonó el timbre.

¡Hola, Maica! ¡No te esperaba tan pronto, qué alegría!  y le estampó dos besos con un fuerte abrazo. Pasa, pasa, me ayudarás a terminar de cocinar ¿o ya has cenado?

─ ¡Qué va! Solo tomamos un café. Nico quería llegar a cenar a su casa, se lo había prometido a su madre.

Maica y María se conocían desde secundaria. Habían intimado, pero desde que Maica empezó Derecho se veían poco.

─Tranquila, María -así es como se refería Maica a María Eugenia tenemos tiempo hasta mañana al medio día. Se intercalaron relatos de sus vidas. Lo que más les interesaba a ambas era hablar del Nico. Te contaré todo lo que quieras.

─Yo sigo sin enamorarme, ni ganas que tengo. Desde que dejé a Fausto, todos me resultan imbéciles. Así que estoy muy centrada en mi nuevo negocio de inmobiliaria.

─Pero sí, si háblame de ese novio tuyo. Estoy muy intrigada.

Maica ya despuntaba por su belleza desde jovencita, era una chica esbelta, bien proporcionada con una melena negra que le llegaba a los hombros. Tenía una elegancia y porte que al moverse hacía girar la cabeza a los chicos del instituto. Los ojos verdes risueños desataban por su vivacidad, unos dientes blancos alineados y una sonrisa que encandilaba. Hablaba con todo el mundo, y desbordaba simpatía.

Mientras que María, no era guapa, había heredado los rasgos faciales de su madre. Era una chica menuda de pelo corto color castaño de tez blanca con una nariz aguileña, aunque no destacaba por su belleza, tenía un gusto exquisito y sacaba mucho partido de su figura. Era una maestra de la elegancia y tenía la habilidad de vestir muy bien, sin que llevara ropa excesivamente cara. Sabía elegir los vestidos, zapatos y complementos armónicos que acompañaban siempre con su maquillaje discreto. También como su amiga desbordaba simpatía.

Después de cenar se sentaron en el sofá y estuvieron más de una hora hablando y contándole Maica a su amiga todos los pormenores. Nicolás es un hombre inteligente, prudente, tierno, discreto que se sabe mover con desenvoltura. Es extremadamente introvertido, pero no tímido y muy romántico. Vive en un piso con un amigo que también estudia Derecho. Creo que no le ha dicho a nadie de su familia que salimos juntos. Cuando te lo presente no te decepcionará es guapísimo o así me lo parece a mí.

María que era excepcionalmente perceptiva le dijo ─Maica, te veo muy enamorada.

Asintió sonriendo ─Lo estoy─ Lo estoy.

─Así que ya te has acostado con él.

─Sí neni, súper bien.

─Le explicó sin entrar en detalles.

Me voy a dormir que mañana me espera un día largo y no quiero presentarme a su familia con ojeras.

A la mañana siguiente al despertar miró el teléfono y vio una nota en el WhatsApp.

( continuará)

Sección: Relatos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.