Nicolás. Parte 14

(Continuación)

̶Por eso, decidió responder sin pensar en él mismo, sin pensar en Maica. No iba a decepcionarlos. Apoyó el vaso de agua que tenía agarrado en la mesa del centro, y de una manera calmada como si estuviera seguro de su decisión, que no lo estaba, se levantó del sillón y respondió con voz firme dijo ─ contar conmigo, me prepararé para notarías. Salió del comedor con la sensación de haber escogido el único camino posible.

Estaba muy cansado ¿Cómo le expondría a Maica? Tenía que pensarlo, no quería disgustarla. Al cabo de unos días iría con sus padres de vacaciones y durante el viaje pensaría como decirle el cambio de planes. Antes llamaría a su amigo.

̶¡Hola,  Ricardo, cómo estás!

̶Bien, preparando las maletas y recogiendo el piso para marcharme a casa con mi familia.

̶¿A qué se debe tu llamada? Me pillas en plena preparación de un soufflé de queso

̶Mira te tengo que pedir un gran favor, masculló Nico con voz trémula.

̶Tu dirás

̶Puedes ir a casa de Maica y decirle que no puedo ir a Zaragoza que me voy con mis padres a Berlín.

̶ ¡Se lo tengo que decir yo! No me jodas, Nico ¿Qué pasa? ¿Estáis enfadados?

̶No, clamó levantando la voz. Es por eso que te lo pido porque no me quiero enfadar .Estoy un poco abrumado y va a ser muy difícil explicárselo por teléfono. No quiero caer en ridículas excusas.

̶ ¿Y yo que pinto en esta historia?

̶Que eres mi mejor amigo y que estas cosas solo las puede hacer tú porque eres muy diplomático.

̶Lo que quieras, pero no me parece muy acertada tu decisión.

̶Tengo un problema familiar y tengo la responsabilidad moral de hacer lo correcto. Para calmar las aguas he pensado que me voy de viaje con mis padres y mi hermana. Contaban conmigo y lo tenían planeado con los billetes del vuelo comprados.

̶A ver si me aclaro Nico. ¿No tenías proyectado un viaje con Maica a Paris?

̶Cierto, pero puede esperar.

̶Eres un pusilánime, con lo poco que conozco a Maica estoy seguro que le va a molestar mucho.

̶¿Está seguro de lo que quieres hacer?

̶No, no lo estoy.

̶Es complicado por eso no quiero llamarla.

̶Ricardo con tu labia vas a encontrar las palabras más adecuadas y sabrás justificarme.

.̶Me dejas estupefacto y me estás metiendo en un “embolao” que no me gusta nada de nada.

̶Tú sabes encajar estos entuertos y como futuro político vas a encontrar las palabras que quiera oír Maica sin dejarme a mí como un tío rastrero.

̶Ya sé que le va a molestar que me vaya con mi familia.

̶Mi consejo es que le llames y habléis.

̶¡No puedo hacerlo! Además tendría que contarle mis proyectos y empeoraría más la situación.

̶De acuerdo, Nico. Para mí será un placer consolar a Maica, pero déjame decirte que has tomado una mala decisión y que eres un auténtico idiota.

(Continuará)

Sección: Relatos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.