Descubrimiento

No quiero decirlo, mi secreto lo llevaré hasta la tumba. ¿Qué sentido tenía hablar ahora de él? Pensaba Laura Vinuesa, mientras caminaba hacia el encuentro de Pedro Termes.

Se habían prometido hacía unos meses y Pedro Termes no paraba de hacer planes para la boda. A Laura nunca le había hecho mucha ilusión la propuesta de casarse por la Iglesia, pero no había encontrado el momento para oponerse de forma radical.

La familia Termes era muy religiosa, su suegro, Antonio Termes en su juventud pasó unos años en el seminario, hasta que conoció a Merche durante un verano y ahí fue cuando desapareció su vocación sacerdotal. Merche era una mujer de misa diaria y con creencia ferviente de la existencia de milagros.

Pedro,  había sido educado dentro de las estrictas normas de la Iglesia Católica, aunque con los años se había relajado un poco de las obligaciones religiosas. Sin embargo, no cabía en sus proyectos una ceremonia laica y mucho menos una convivencia con su Laura antes del matrimonio.

—Hola cariño, llegas diez minutos tarde.

—Cierto, pero he salido del estudio muy justa y venía andando despacio un poco distraída.

—Aceleremos el paso para llegar al cine, faltan solo cinco minutos para que empiece la película.

—Sí, cielo. No te preocupes que llegamos, le dijo mientras le rozaba la mejilla con un beso.

A la salida del cine, Laura vio delante de ellos a una chica alta con pelo muy rizado que llevaba un abrigo color camel.

—Yo diría que es mi amiga Marta. Aceleremos el paso, no creo que me equivoque, aunque llevo sin verla hace mucho tiempo. Ya, casi a su altura elevó la voz:

—¡Marta Rodríguez!

—La chica del pelo rizado se giró.

—¡Laura, preciosa! Cuantos años sin verte. ¿Qué haces por aquí? este no es tu barrio.

—Acabamos de salir del cine. Te presento a Pedro, mi novio.

—Repuso él…casi su marido tenemos pensado formalizar nuestra unión dentro de unos meses. Nos casamos en la Iglesia de la Trinidad, estás invitada dijo con una convicción firme.

—¡Oh!  Muchas gracias, mi enhorabuena a los dos.

—Te veo estupenda.

—Yo también a ti.

—¿Por qué no tomamos un café los tres para celebrar nuestro encuentro?, dijo Laura.

Entraron a la cafetería Balance, y se sentaron en una mesa. Enseguida les atendió un camarero. Pidieron la consumición.

Pedro se levantó de la mesa, y se dirigió a la barra—Voy a cambiar el café solo por uno descafeinado.

Pocos minutos después volvió a la mesa, no se sentó — Mientras vosotras habláis de vuestras cosas me voy a acercar a la tienda de informática, antes de que cierren.

—¿Pero antes, no te tomas el café?

—No, no después.

—¡Explícame! eres una caja de sorpresas. Te casas y en una iglesia. No me imaginaba esto de ti cuando estudiábamos en el instituto.

—Empezamos relaciones hace un año. La decisión de casarnos por la Iglesia la tomó Pedro y yo todavía no he sabido como contradecirlo. No te voy a revelar mi secreto, pero no puedo comulgar, sin antes pasar por el confesionario. Y no lo haré ¡Te lo juro!

—Quizá no sea lo más transcendente — ¿Al guapito de tu novio, lo conoces bien?

—¿A qué te refieres Marta? Pedro pertenece a una familia acomodada y muy religiosa.

—Me quiere, sin más. Me ha dado mil muestras de cariño.

—¡Ah! Por curiosidad ¿Cómo te seduce?

Que le iba a contar a Marta, le había dejado sorprendida ¿A dónde le había llegado la conversación con una casi desconocida? La rabia le consumía por dentro.

—¿Te has fijado en el intercambio de miradas de Pedro con un hombre de camisa blanca que estaba en la barra? Han salido uno detrás de otro, le susurró en voz baja Marta.

No supo en qué momento, ni en virtud de que fuerzas adversas, sus planes se transformaron. Años después habría de recordar por el resto de su vida que aquél encuentro con Marta cambió el rumbo de su vida.

 

 

 

 

 

Sección: Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.