Soy virgen, ¿me vacuno?

Llego a casa, son casi las dos, a mis padres les gusta comer pronto, entro ,y sin cerrar la puerta, ya estoy oyendo la voz de mi madre, “María ya llegas tarde a poner la mesa”¡, puf , puf!, la misma cantinela de siempre. Entro en mi habitación y dejo la mochila, en la tele están dando una noticia sobre el gobierno del Líbano, mi padre mira la pantalla y casi ni me ve, mi hermano está colocando los platos y los cubiertos.

Mientras comemos cada uno va su bola, yo quiero terminar pronto, hoy solo tengo una clase de matemáticas y luego he quedado con Pedro. Pienso si me cambio o no de pantalones, estos vaqueros no me sientan muy bien, quizá me ponga los negros, me siento mas “guay”. Mi hermano ya ha empezado a comer, ya  casi se  ha terminado el arroz, es un energúmeno comiendo. Estoy pensando en llamar a Mónica, está “chu-chu”, quiero convencerla que se una a nuestro grupo de teatro del instituto, no sé como hacerlo, es muy vergonzosa. Mis padres siguen hablando y, mientras, estoy pensando si el pantalón estará en el armario o se quedó en casa de Lidia.

De pronto oigo a mi padre: “Me parece muy bien, sí lleva a María el miércoles y que le vacunen.
¿Qué?, esto es lo único que he oído:”María hemos decidido que te llevaremos a que te administren la vacuna del cáncer uterino”.

“Esta mañana la doctora me ha dicho que es muy conveniente, que previene de desarrollar un cáncer”. ¿Pero bueno- contesto-, no puedo yo tomar mis propias decisiones, ya tengo 17 años, me da igual la vacuna ¡No es justo! me tratáis como a una niña, me muero por vivir independiente.

Mi padre ya ha tomado el café y se levanta. “Estos chicos no recuerdan nuestras preocupaciones, resultaba más sencillo cuando les vacunábamos de bebés, de la difteria, del tétanos, paperas, polio y, tosferina. Hoy los adolescentes son muy contestatarios, tuve amigos escolares con poliomielitis, que no pudieron vacunarse, los hijos éramos más obedientes en mis tiempos”.

Empiezo a recoger la mesa tengo ganas de ir a mi habitación; además quiero poner un SMS a Mónica. Mi madre me pide que vaya, ya más tranquilamente me comenta, no debes poner así María, tu padre y yo hacemos grandes esfuerzos para conseguir vuestro bienestar. “Es verdad que ya eres mayor, por eso tengo también que preocuparme por la vacuna del papiloma humano (VPH) ya que no te la pondrán en el instituto, como te pusieron la rubéola y la hepatitis B en el colegio. Es una vacuna cara,  pero en lo que se refiere a salud, siempre pensamos los padres que es un dinero muy bien invertido”.

Mi hermano ya está recogiendo su mochila, me empiezo a ponerme nerviosa, quiero irme, aunque la voz dulce y el cariño con que me hable mi madre, me obliga a no  interrumpirla. Bien, mama de acuerdo iré a ponerme la vacuna. Me suena el móvil, es un SMS de Mónica, dice “yamm”. ¡Dios! ya no me da tiempo de buscar los pantalones, me lavo los dientes, me peino y salgo pitando. Hola Mónica, vaya tardanza me dice, entramos en clase, no hemos podido hablar, luego te cuento algo a la salida de clase.

No presto mucha atención es un rollo esta profesora, Lidia ya pasará los apuntes, es una “noña”. Debajo de la mesa, le doy un papelito a Mónica “a la salida de clase te cuento”. Hablamos de la “lo que me raya mi madre”,

¿Tú sabes algo sobre la vacuna nueva? 
Si-, responde Mónica.-, se la pusieron a mi prima, un pinchazo en el brazo, y se la ponen a las chicas vírgenes.
¿Qué… ¿Vírgenes, dices?
Si, si, eso tengo entendido,
Así que si soy virgen me vacuno ¿y si no lo soy?

Llega Pedro, le doy un beso, está “alto”, nos despedimos de Mónica.

Pedro tengo un problema. Después de la fiesta de la disco en casa de Lidia, -¿recuerdas?
.
¿Crees que perdí la virginidad?
No tengo ni idea María-, ese día estaba “volqueteado”.
– Mañana iré al ginecólogo por lo de la vacuna.

 

me-vacuno-2-textoDuermo toda la noche pensando ¿que me preguntará? , ¿me examinará? notará que he estado con mi chico. ¿Soy o no soy virgen? ¡Madre de Dios! ¿ Por qué me he dejado convencer?.

 

Entramos a la consulta, no puedo recordar nada estoy como un flan, me empieza a preguntar cosas la doctora, es como si me tomara la lección, temo que me haga una pregunta difícil de contestar delante de mi madre. Que argumento, preferiría haber ido sola.

 

Mi madre le interrumpe,

¿Es eficaz esta vacuna? ¿Es cierto que previene de un cáncer?
Si, -nos responde- es la segunda vacuna contra el cáncer, la primera fue la de la hepatitis.
¿Pero duele? -pregunto yo.
En algunas chicas, -me responde- en el lugar de la inyección tienen un ligero dolor y, en pocas ocasiones, hinchazón y enrojecimiento, pero nadie ha tenido que faltar a clase por esos motivos. Me pregunta abiertamente
¿Y ese piercing que tienes en la ceja? ¿te molestó, cuando te lo colocaron?
Un poco
Pues puede ser el mismo tipo de dolor
!Ah!

Mi madre, siempre tan preguntona, le dice

¿Es segura?,

Es cien por cien segura, la vacuna está compuesta por partículas vacías que no contienen el virus. Está probada por supuesto, y se recomienda en los países desarrollados, Estados Unidos, Australia…, concretamente, en Europa está implantada en 13 países: Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Suecia, Suiza, Reino Unido y España.

En España en los centros escolares se ha invitado a la vacunación para chicas entre 11 y 14 años.

El virus del papiloma humano es el culpable de 800 muertes anuales de mujeres y de 95.000 lesiones premalignas en nuestro país.

Tener la infección del virus del papiloma humano, no es suficiente para desarrollar un cáncer de cuello uterino.  En muchas ocasiones la infección regresa espontáneamente. Sin embargo, en  algunas mujeres la infección persiste, y como es una infección que no produce síntomas, con el tiempo llega a desarrollar cáncer.

No podemos saber en quien permanecerá persistente la infección, puede ser que  ocurra en mujeres que tengan una respuesta inmunitaria defectuosa, algunos estudios hablan del estrés,  de promiscuidad, tabaco, etc. pero a ciencia cierta hoy no lo sabemos porque en algunas mujeres se hace persistente.

Ya -responde mi madre- mi marido y yo somos muy conscientes de que las vacunas han sido un gran avance en lo que respecta a enfermedades y, todo lo que compete a la salud de nuestros hijos para nosotros es prioritario.
¿Es para mujeres vírgenes ¿no?
En absoluto, la vacuna está aprobada para adolescentes, pero no quiere decir que no se puedan vacunar otras mujeres y a otras edades.

¡Que alivio al escuchar estas palabras!,
he decidido que me vacuno, aunque no se bien si soy virgen o no.

 

Este articulo fue publicado en: Revista Médicos y Medicinas nº15; pág. 46-48
febrero 2011

 

Sección: Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.