Lo que da y puede dar el cordón umbilical

Hace solo medio siglo, se descubrió la capacidad terapéutica que tenía la sangre del cordón. Hasta entonces el significado del cordón umbilical venía determinado por el comienzo de nuestra vida, cuando cortaban el cordón, solamente tenía un significado, era en ese preciso momento donde dejábamos de depender de nuestra madre para ser nosotros mismos. Nos dejaba una cicatriz, el ombligo, y nada más.

Pero, ciertamente, ¿qué es el cordón?. El cordón umbilical de un feto o embrión, dependiendo del tiempo de gestación, es lo que le une a la placenta. Está compuesto por dos arterias y una vena, y mide alrededor de 56 centímetros. Tiene una forma helicoidal, enrollado sobre sí mismo, con 380 hélices. Su función es el intercambio de sustancias nutritivas. La sangre que fluye por él contiene células que albergan multitud de propiedades.

Las células del cordón son inmaduras y tienen la posibilidad de convertirse en células especializadas.La sangre del cordón es una fuente de células con capacidades terapéuticas, no solamente tiene células hematopoyéticas (con capacidad de formar células de la sangre), también contiene células mesenquimales (con capacidad de dar lugar a células diferenciadas, neuronales, óseas, cardíacas y otras).

Los hematólogos fueron los pioneros en su utilización,en el inicio para tratamiento de anemias muy graves y, después, para en el tratamiento de enfermedades hematológicas malignas (linfomas, leucemias). Durante años se ha utilizado en trasplantes de médula ósea, en el tratamiento de canceres sólidos e inmunodeficiencias.

Los conocimientos han ido avanzando y hoy ya están consolidados en la utilización de estas células, lo que se conoce como medicina regenerativa.  No solamente se tratan las enfermedades malignas sino también las no malignas. Las células tienen la capacidad de reparar cualquier célula y tejido del organismo e, incluso, posiblemente se puedan crear órganos.

La obtención de la sangre del cordón se lleva a cabo en el parto, después del nacimiento y antes de alumbramiento de la placenta (expulsión). Normalmente la recolección de sangre es de 50 ml. Esa sangre se centrifuga y se guardan las células en frío, criopreservadas para su almacenaje, hasta su posterior utilización.

Las células,antes de su almacenaje en bancos especializados,son estudiadas, guardadas y registradas.Cuando se descongelan, se utilizan para diferentes cometidos por sus propiedades de autoregenerarse y reconstruir células sanguíneas y otros tipos de células, de ahí su nombre: células madre.

Hoy en día su uso ha traspasado fronteras y la aplicación de sangre de cordón se ha visto que tiene perspectivas ambiciosas, puede regenerar tejidos, como, por ejemplo, los discos intervertebrales de la columna vertebral.Una de las aplicaciones ha sido la de regenerar el tejido nervioso. Recientemente, un niño de seis años, afecto de parálisis cerebral, ha podido recibir un trasplante de células de su propio cordón umbilical.

Otras aplicaciones prometedoras son, en el caso de quemaduras extensas, si se consigue cultivarlas para crear una nueva piel que pueda servir de injerto cutáneo. En ciegos, poder regenerar la retina, y recuperar así la visión. En los individuos afectos de calvicie (alopecia), con células de cordón, mediante inyecciones mesoterapia, se podría lograr el crecimiento de nuevo pelo.

En casos de prótesis de cadera ya se han realizado ensayos colocando un plástico perforado como patrón del hueso e inyectando en sus agujeros células madre para estimular la formación ósea. Así, la cadera podría ser vitalicia, sin tener que ser cometidos a un nuevo reemplazo de prótesis. Podemos añadir la creación de tejido cardíaco en el infarto de miocardio, y otras miles de posibilidades terapéuticas.

Otros proyectos que se puedan utilizar no solamente como células con propiedades regenerativas, o con capacidad de formación de tejidos, sino incluso mucho más allá, la formación de órganos, y se evitaría estar pendiente de las largas lista de espera para las donaciones.

En ensayos clínicos, a partir del cultivo de células madre, ya se ha logrado generar células de riñón en cultivo, que podrán servir para tratar enfermedades renales, hoy por hoy incurables.

Ciertamente, la sangre de cordón umbilical tiene un futuro muy prometedor. Solamente queda decir a todas las futuras madres que tomen conciencia para donar el cordón, de forma anónima y altruista, cuando su hijo ya no lo necesita y deja de depender de la placenta para ser él mismo.

 

Sección: Artículos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.