La enfermedad silenciosa

A la osteoporosis se le conoce como la enfermedad silenciosa, ya que puede pasar desapercibida durante años. Muchos pacientes tiene una fractura antes de saber que padecen osteopororosis.

El esqueleto es un tejido vivo y los huesos no son inertes, se reemplazan continuamente cambiando el tejido viejo por uno nuevo. Se puede decir que cada diez años todos los huesos de esqueleto han sido sustituidos con un nuevo hueso.

La osteoporosis es una enfermedad que afecta a los huesos caracterizada por la disminución de la masa ósea con un deterioro de la microarquitectura de los huesos. En la osteoporosis hay un desequilibrio en el remodelado, una mayor destrucción que formación ósea. Los huesos se vuelven menos resistentes y más fragiles, se rompen con mayor facilidad tras un leve traumatismo.

Es una enfermedad que se produce con la misma prevalencia en los dos sexos. La mujer se ve más afectada y su calidad ósea se deteriora si ha tenido largos periodos sin menstruación y especialmente a partir de la menopausia como consecuencia la disminución de estrógenos.

Hay muchos factores que condicionan esta enfermedad: causas genéticas, tener antecedentes de madre o padre con osteoporosis; enfermedades: hipertiroidismo, hiperparatiroidismo, síndrome de Cushing, insuficiencia renal crónica, artritis reumatoide, malnutrición, anorexia nerviosa, colitis ulcerosa, procesos tumorales, mielomas, metástasis, y otras; la falta de ejercicio, estar encamado durante un tiempo; bajo peso corporal; deficiencia de calcio y vitamina D; consumo de tóxicos: tabaco, alcohol; ciertos medicamentos:corticoides, sales de litio, antitiroideos, anticonvulsivantes..entre otros.

Aunque la osteoporosis puede producir fracturas en cualquier hueso del esqueleto, excepto en cráneo, cara, manos y pies, las fracturas más frecuentes son las de antebrazo, vertebrales y fémur. La pérdida de altura aproximadamente de 3 cm es un predictor de fractura vertebral. Un paciente que ha tenido una fractura osteoporótica reciente está particularmente en riesgo de sufrir otra durante los siguientes 2 a 5 años.

El diagnóstico de la osteoporosis se realiza mediante la densitometría ósea (DEXA en sus siglas en inglés) o valorando los factores de riesgo mediante un test conocido por FRAX. Tambien se puede diagnosticar por una radiografía simple, es una prueba poco sensible, y en estos casos cuando se decubre la enfermedad está avanzada.

Existen numerosos medicamentos para tratarla desde moduladores de los receptores de estrogenos, hasta los bifosfonatos (alendronatos, ibandronato, zolendronato, risedronato), calcitonina, anticuerpos monoclonales y teriparatida. Según el caso y la gravedad, el médico utilizará uno u otro fármaco.

Sección: Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.