Ganas repentinas de orinar y escapes de orina

La necesidad de orinar de forma imperiosa o los escapes de orina al hacer un esfuerzo lo padecen muchas mujeres en silencio, padecimientos no exclusivos de las mujeres. También los puede sufrir el hombre.

La solución que encuentran las mujeres por si mismas a estos problemas para paliarlos son las compresas. Una mal remedio que no resuelven el padecimiento, lo empeora porque sigue avanzando, no evita el olor desagradable de orina permanente, ni la humedad constante causante de lesiones frecuentes y molestas en una piel tan delicada como la vulva y el suelo pélvico.

Es muy común no consultar este problema con el médico, ni con nadie, incluso cuando tienen que levantarse de la cama para orinar. El silencio de su padecimiento se debe a la vergüenza, creen que es propio en personas de edad, además se suma que existe una gran desconocimiento por parte de la población de que existe remedios para evitarlos.

Las ganas repentinas de orinar pueden tener diferentes causas por pérdida del control de la vejiga, lo que se entiende por vejiga hiperactiva o incontinencia de urgencia. Otro padecimiento es cuando los músculos que controlan el flujo de la salida de orina no funcionan correctamente, y se producen escapes al toser, reírse, estornudar o levantar objetos, este proceso en términos médicos es la incontinencia urinaria de esfuerzo.  Existen otros casos donde concurren las dos afecciones a la vez, la incontinencia de urgencia y la de esfuerzo, se conoce como incontinencia mixta. Menos frecuentes  son otras, como la incontinencia por rebosamiento y funcional.

Cuando la mujer consulta con el médico lo primero que le hacen es un interrogatorio para conocer cómo son los escapes de orina, seguido de una exploración clínica y diversa pruebas que puedan confirmar el padecimiento y descartar otras afecciones del tracto urinario o enfermedades diversas, diabetes, trastornos neurológicos, tumores vesicales, infecciones urinarias, ingestión de fármacos, entre otros, y así poder valorar la gravedad del proceso.

En los casos que se diagnostica una incontinencia de urgencia, es tratada con medicamentos, los anticolinérgicos que evitan las contracciones involuntarias de la vejiga. Si no responden a la medicación, se usan inyecciones de Botox que se inyecta directamente por vía endoscópica en el músculo vesical, inyecciones de colágeno alrededor de la uretra, láser. Si no funcionan o no mejora suficientemente se realizan diferentes tratamientos quirúrgicos.

El otro motivo de escapes de orina es debido a la incontinencia de esfuerzo, la más común en las mujeres. Para su tratamiento se les enseña a entrenar los músculos del suelo pélvico con ejercicios de Kegel, quinesioterapia, (ver en http:/elenaruizdomingo.com / bolas chinas para la vagina).Ademas de unos consejos en los cambios en el comportamiento, beber menos líquido, evitarlo unas horas antes de irse a dormir, dejar de fumar, perder peso en casos de sobrepeso, eliminar alimentos que irritan a vejiga,

Una mujer que orine más de 8 veces al día,  se despierte más de dos veces por la noche, moje las braguitas al toser o cualquier motivo que cause pérdidas involuntarias de orina, debe consultarse con el médico. Ante la incontinecia de orina, existen tratamientos y soluciones para remediarla y pueden mejorar la calidad de vida de la mujer que los padece

Sección: Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.