“El viagra rosa”

La flibanserina o viagra rosa es un fármaco que inicialmente se estaba investigando para tratar la depresión y en los estudios se comprobó que también actuaba incrementando el deseo sexual en las mujeres. Su mecanismo de acciónes consiste en aumentar los niveles de los neurotransmisores, dopamina y noradrenalina.

Los laboratorios Boehringer Ingelhein desarrollaron la molécula de flibanserina, cuando finalizaron los estudios en 2010 fue presentada para su comercialización y desafortunadamente rechazada por la FDA por su baja efectividad,  lo que propició que vendieran los derechos y la patente a Sprout Pharmaceuticals. Esta empresa confió en la prometedora sustancia y siguió con los ensayos clínicos para demostrar su eficacia y al cabo de varios años han conseguido demostrar su efecividad .La conquista para lograr su aprobación no ha sido fácil, fue rechazo en el 2010 y en el 2013. Ensayos clínicos posteriores mostraron en 4.000 mujeres que tomaron el fármaco, aumento de deseo en los eventos sexuales. Es sabido que demostrar el aumento del deseo sexual mucho más complejo en la mujer que en el hombre, porque en las féminas interfieren muchos más factores, y algunos resultados positivos pudieran estar sesgados por el efecto placebo. No obstante para su aprobación, los expertos han argumentado que en las aprobaciones de fármacos para el aumento de deseo sexua por parte de la FDA parece existir un sesgo de género, son más rigurosos en lo que atañe a la  mujer, se han aprobado más fácilmente medicamentos para la disfunción sexual para los hombres. La rigurosidad con la seguridad y eficacia, tendrían que ser por igual para fármacos para ambos géneros. Lo que ha hecho probablemente  que los resultados de los estudios en una amplia población de mujeres y estos argumentos hayan conseguido finalmente un definitiva respuesta afirmativa de FDA para poder ser comercializado.

Aunque la falta de deseo sexual aparece en la mujer a cualquier edad la compañía farmacéutica lo presenta “el viagra rosa” para el deseo sexual hipoactivo (TDSH) en mujeres premenopáusicas. La pauta es la toma de una píldora de 100 mg una vez al día  y se aconseja que la ingesta se realice por la noche. Entre sus advertencias se recomienda, no ingerir alcohol. No es un medicamento hormonal y no parece afectar la fertilidad, ni tener interacciones con los anticonceptivos. Los efectos secundarios son hipotensión arterial, náuseas, cansancio, somnolencia, e insomnio.

En Estados Unidos se venderá bajo el nombre de Addyi, todavía no comercializado en España. El tiempo nos dirá si este medicamento que ocupa una necesidad  terapética no cubierta  llegará a ser beneficioso y cubrirá las expectativas para las mujeres que padecen este trastorno. Eso esperamos.

Sección: Actualidad, Deseo sexual, Flibanserina, Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.