El diafragma, el anticonceptivo olvidado y discreto

Muchas mujeres desconocen el diafragma como método de planificación familiar por su escasa divulgación. Es el anticonceptivo femenino de barrera por excelencia, conocido también como capuchón cervical, una alternativa para aquellas mujeres que tienen contraindicados el dispositivo intrauterino, los anticonceptivos hormonales o no les gusta utilizarlos y prefieren algo más natural sin efectos secundarios.

Proporciona cierta protección frente a las enfermedades de transmisión sexual (ETS), ya que la cúpula flexible del diafragma protege al cuello uterino y parte de las paredes vaginales, pero es ineficaz frente a la protección del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) SIDA.

El diafragma consiste en un capuchón hueco de látex o silicona con forma de cúpula o capuchón que posee un anillo elástico flexible, lo que permite cubrir el cuello uterino y adaptarse a las paredes vaginales. No se nota con las relaciones sexuales. Para aumentar su eficacia se debe utilizarse siempre con gel o crema espermicida que se coloca en la cúpula y alrededor del anillo. Su forma le asegura poder adaptarse al cuello uterino e impedir que entren el esperma en la cavidad uterina y prevenir una gestación. La efectividad es un 80 al 94 % siempre que se use con espermicida. Solamente pueden utilizarse lubricantes acuosos, nunca oleosos porque pueden dañar el látex.

Su colocación es sencilla, se inserta en la vagina inmediatamente antes de las relaciones sexuales o incluso si se desea una discrección puede hacerse hasta cuatro horas antes, y debe permanecer durante al menos seis horas después de la relación sexual. Se debe retirar antes de las 24 horas de su inserción.  Es conveniente antes de introducirlo lavarse las manos y se hace de la misma forma que se coloca un tapóm cuando la mujer tiene la menstruación, de pie con una pierna apoyada en una silla o acostada con las piernas abiertas. La posición de retirarlo es la misma que para colocarlo.

El diafragma convencional estándar tiene diferentes tamaños 65, 70, 78, 80, 85 y 90 milímetros, deber ser el ginecólogo que recomiende la talla adecuada. En la actualidad se ha comercializado “El diafragma CAYA” de tamaño único que mejora el ajuste y la facilidad de uso, se puede adquirir en farmacias o por internet.

Antes de la relación sexual se coloca en el fondo de la vagina lo mas profundamente. Pasadas las horas recomendadas, se extrae y se lava con agua y jabón y se guarda. Se dispensa en farmacias o por Internet y su duración depende los cuidados, por regla general son dos años, según las especificaciones del fabricante.

El diafragma convencional o el CAYA, ninguno de los dos son recomendables para la mujeres que sean alérgicas a la silicona o al espermicida. Tampoco debe utilizarse en el posparto inmediato durante las primeras seis semanas y en los siguientes casos: las mujeres que tiene dificultades para colocarse un tampon; en los casos de infeccion urinaria; después de un aborto;en pacientes que aquejan falta de tono en la vagina; las mujeres que han sufrido el síndrome del shoch séptico.Todas las demás que son muchísimas pueden utilizar el difragma, si lo desean.

En resumen, el diafragma es un método anticonceptivo de barrera, no interfiere la relación sexual, está exento de riesgos, es barato y discreto.! Qué más podemos pedir ! qué no se le tenga olvidado porque puede ser una gran ayuda para muchas mujeres.

Sección: Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.