Dolor con las relaciones sexuales después del parto

Algunas mujeres comienzan a presentar insatisfación sexual después del primer parto, si ya la existía antes les empeora. Las molestias en el coito pueden llegar a ser, desde una leve incomodidad con sensación de ardor, hasta llegar a un dolor en el coito tan intenso que dificulta la penetración.

Es común en las mujeres después de finalizado el puerperio, 6 a 8 semanas, experimenten en el primer coito un dolor o una penetración algo dificultoso que desaparece en poco tiempo.

El postparto requiere un tiempo para que se expulsen los loquios, se cierre el cuello del útero, y se restablezca no solo el canal del parto sino todo el aparato reproductor que dura un termino medio de dos meses.

Hay mujeres que previamente, incluso antes de su embarazo, sus relaciones sexuales no eran completamente satisfactorias, y ya eran reacias al coito por falta de libido, mala relación con su pareja, violencia de género, entre las más frecuentes. En estos casos el dolor con el coito o dispareunia después del parto se acrecienta, la mujer está mucho más sensible y se convierte en un problema más serio. Por otra parte, el dolor también puede estar condicionado por algún proceso médico añadido, desde infecciones, tumores, lesiones y un sinfín de causas.

Es indudable que cuando la mujer ha tenido un parto vaginal y se ha requerido realizar una intervención instrumental, las relaciones sexuales posteriores son más dolorosas ya que por lo general se han producido lesiones perineales.Los partos vaginales instrumentados, fórceps, ventosa o espátulas, ocurren alrededor del 15 al 20 % de los partos vaginales para acelerar el periodo expulsivo necesario por diferentes motivos médicos, sufrimiento fetal, mala posición, estrechez de la pelvis, escasa elasticidad del periné entre otros.

Aunque como bien dicen los obstetras la sexualidad es un terreno complejo donde todavía no se sabe lo suficiente sobre el impacto a largo plazo de los procedimientos obstétricos sobre la salud materna y la participación de la pareja.

En un estudio que han realizado en Melbourne, Australia, en seis hospitales, en un total de 1.507 mujeres después de su primer parto, afirman que el dolor en las relaciones sexuales persiste a los 6 y 18 meses después del parto, en particular cuando la mujer ha sufrido una cesárea y en caso de parto vaginal, cuando se ha instrumentalizado con ventosa.

Muchas mujeres que son atendidas en los hospitales en el parto vaginal sufren una episiotomía, incisión quirúrgica en la zona del periné, para ampliar el canal de parto y apresurar la salida del feto. En la actualidad esta técnica está en desuso como practica habitual, ya que no previene los desgarros y debe ser utilizada en los casos de partos donde exista una patología o sufrimiento fetal. La episiotomía puede derivar en numerosas complicaciones, infecciones, traumas, cicatrices molestas, dolor en las relaciones sexuales etc.

Aunque todos los problemas obstétricos no los podemos prever con antelación, una buena recomendación para las mujeres gestantes es que deben hacer ejercicios y masajes en el periné para darle máxima elasticidad.
Y, si presentan algún disconfort por pequeño que sea en sus relaciones sexuales tratarlo previamente antes del embarazo con el ginecólogo y de no aparecer ninguna lesión o patología que lo justifique, debieran acudir con la pareja al sexólogo para solventar su problema antes de que se cronifique y empeore con el parto.

Sección: Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.