Depilarse el vello púbico ¿sí o no? esa es la cuestión

Existen numerosos razonamientos tanto en pro como en contra sobre la depilación del Monte de Venus. La moda del siglo XXI ha establecido una nueva tendencia de belleza de los genitales externos, eliminando parte o la totalidad del vello púbico.

Este canon de belleza lo siguen un gran número de mujeres, en un porcentaje más elevado las más jóvenes. Las mujeres que se depìlan se notan más naturales,  les permite llevar bikinis pequeños y poder tomar el sol sin que asomen los bigotes, aducen también razones higiénicas, comodidad, sentirse más sexis y refieren un aumento del placer sexual al tener un roce  más directo de la piel.

La depilación del pubis tiene diferentes looks, brasileño o en línea, en forma de flecha, mariposa, triángulo, corazón, mostacho, letra, pista de aterrizaje, -dos franjas de pelo paralelas- y estilo Hollywood o depilación total que es la que más solicitada.

La creciente moda de la visualización de los genitales externos, no es innovadora  de nuestro siglo. Las mujeres de la Antigua Grecia, de Roma y Egipto también se rasuraban el vello púbico. Y en algunas etnias como las mujeres árabes, lo tienen instituido desde tiempos remotos.

Los detractores de la depilación de las zonas íntimas, argumentan que la falta de vello no es saludable, mencionan que el vello protege y la ausencia hace a las mujeres más vulnerables con mayor riesgo de propagación de las enfermedades de transmisión sexual.

En realidad  que una mujer tenga abundantemente  vello púbico, una mata abundante alborotada y salvaje no le proporciona en sí misma una  mayor capacidad de prevenir infecciones de ningún tipo,  por el contrario la que tiene vello ralo o escaso tampoco tiene mayor facilidad de contraerlas.

Por el contrario, la escasez de vello o su ausencia permiten un diagnóstico más temprano, se visualizan con mayor facilidad una verruga, una ampolla o cualquier tipo de  incipiente lesión por pequeña que sea.

La depilación en sí misma es un proceso molesto. Existen numerosos métodos  para la depilación del pubis desde los más rudimentarios hasta los sofisticados, afeitado, crema depilatoria, cera o láser. Cualquiera de las técnicas requiere unos cuidadosos,  ya que pueden causar desde irritación a microtraumatismos en la piel, lo que puede ser una vía de entrada para cualquier tipo de infección.

El recorte o afeitado es muy sencillo, rápido, barato y cómodo, requiere tomar unas precauciones, ser cuidadosos con la cuchilla. Tiene el inconveniente que el vello crece rápidamente y más duro, y cuando nace produce picor.

La crema depilatoria, es cómoda, se puede hacer en casa y dura más tiempo que con la cuchilla, evita las lesiones del rasurado. Puede producir alérgicas e irritaciones en algunas mujeres sensibles.

La depilación con cera  caliente o fría, es eficaz, dura más tiempo, es más dolorosa y pueden quedan en el crecimiento pelos encarnatos.

La depilación láser  es duradera y definitiva, requiere varias sesiones prácticamente indolora, se aconseja  realizarla en un centro de belleza para  que pueda ser supervisado y  recomienden el tipo de láser y la energía aconsejable.

La opción de depilarse o no es una elección personal.  Lo verdaderamente importante, no es la depilación  del vello púbico, sino las técnicas utilizadas y los cuidados en el depilado.

Y siempre se debe prestar verdadera atención en utilizar las convenientes medidas para prevenir las enfermedades de transmisión sexual, ya se tenga el pubis como la selva amazónica o como Hollywood.

Sección: Actualidad, Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.