Anticonceptivo de emergencia

El incremento de embarazos tempranos que ocurre en las adolescentes,según las encuestas no es por la dificultad de acceso a los anticonceptivos. La gran mayoría de casos están causados por la propia idiosincrasia de los jóvenes, no previenen, son poco conscientes del riesgo que asumen frente a una relación sexual y sus consecuencias. “A mí no me va a ocurrir”. “Por una vez no me va a pasar nada”.

A esta situación propia de la inmadurez de la adolescencia se suma la rebeldía y los tabúes sexuales que imperan en la sociedad. No tienen una información correcta y suficiente obtenida del médico o de los centros de salud. Por lo general sus canales de información son el entorno de las amigas y familiares.

No utilizan ningún método, argumentado que sus relaciones sexuales son esporádicas, no usan los preservativos porque al chico no le gusta y tiene mil argumentos propios de  “leyendas urbanas” para no usarlos. Cuando utilizan los anticonceptivos los abandonan más de un 51% de las jóvenes en los tres primeros meses, sin consultar con el médico, entre las causas más destacadas son miedo a engordar y que puedan afectar a su salud.

En ocasiones después una relación sexual de riesgo les entra el pánico y recurren a lavados vaginales después del coito, el uso de espermicidas, técnicas con una eficacia considerada baja o nula.

La anticoncepción de emergencia, píldora postcoital, del día de después, del día siguiente, como se le conoce, puede ser usada de urgencia excepcionalmente cuando no se ha utilizado ningún método contraceptivo.

Existe más de una “píldora” con efecto de anticonceptivo de emergencia. Para estas situaciones también se puede recurrir a ginecólogo para colocarse un dispositivo intrauterino DIU dentro de los primeros cinco días y así  puede prevenir la implantación del óvulo fecundado.

Las píldoras de emergencia no causan aborto, retrasan o inhiben la ovulación. La que tiene una efectividad más larga es el acetato de ulipistral “ellaone®”. Las que contienen levonorgestrel, existen varias en el mercado: Norlevo®, Postinor®, Plan B One -Strep®, Segurite® y, Levonelle®.

Los comprimidos de levonorgestrel  o ulipristal. Ambos son hormonas de progestágenos, se dispensan en uno o dos comprimidos y se pueden obtener en la farmacia por venta libre sin prescripción médica.

Lo más importante es tomarlos dentro de las primeras 24 horas cuando tienen una eficacia del 95%. Según van pasando las horas desciende la efectividad. En el caso del levonorgestrel el tiempo máximo de eficacia son 72 horas (3 días) y en el de ulipristal 120 h (5 días). Pasado este tiempo no actúan.

Su uso puede ser muy eficaz incluso en ocasiones cuando se ha producido un fallo con el anticonceptivo utilizado:se ha roto un condón o deslizo; el olvido de uno o varios comprimidos de anticonceptivos; la expulsión inesperada del DIU; el aro anticonceptivo que se ha retirado más de tres horas o se ha olvidado su colación, se ha despegado el parche. Es decir, cualquier circunstancia inesperada y de riesgo. Lo importante es poder subsanar el descuido y evitar lo que no desea, el embarazo.

Si se recurre a una anticoncepción de emergencia en el momento adecuado, se pueden evitar los abortos o gestaciones inoportunas en las adolescentes o en cualquier mujer en edad fértil.

últimas noticias del 8 de julio del 2015.
http://www.estusanidad.com/secciones/farmacia/polemica-abierta-con-la-sentencia-de-la-pldora-del-da-despues-1061

http://www.estusanidad.com/secciones/farmacia/el-farmaceutico-decide-ante-la-pldora-del-da-despues

Sección: Textos
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.