Algo que debes saber antes del parto. La episiotomía

A muchas mujeres les realizan de forma rutinaria una episiotomía durante el parto. Es uno de los procedimientos obstétricos más utilizados, así como uno de los más debatidos ¿Necesariamente hay que hacerla? ¿No se debe hacer nunca? Para contestar a estas preguntas vamos a definir primero que es una episiotomía.

La episiotomía es una incisión quirúrgica que se realiza en el periné (entre la vulva y el ano) durante el trabajo de parto por vía vaginal, con el fin de facilitar la expulsión del bebé y evitar desgarros de los tejidos. La episiotomía es una técnica de atención al parto relativamente reciente, se realiza desde mediados del siglo pasado y desde entonces se generalizó su uso. Desde los años 60 ha perdido popularidad debido a que se realizaba de forma rutinaria, ya que su práctica generalizada puede incrementar complicaciones posteriores.

La episiotomía se recomienda explícitamente realizarla en los partos distócicos- que presentan dificultades -cuando es necesario el uso de fórceps, ventosa, espátulas por sufrimiento fetal, periodo expulsivo prolongado, canal de parto estrecho, etc. En estos casos aporta beneficios evita lesiones del esfínter anal, incontiencia anal, posible incontinencia urinaria y disfunciones sexuales posterioires.

En la episiotomía consiste en realizar un corte quirúrgico en el periné de uno a tres centímetros, la dirección puede ser lateral, medio lateral o media. La más común es la medio lateral, tiene el inconveniente que sangra más que la media pero evita que se prolongue y produzca desgarros del esfínter anal.

Finalizado el alumbramiento se sutura la incisión con puntos reabsorbibles que se desintegran y no es necesario quitarlos. Por lo general, la cicatrización se realiza correctamente, suele estar curada la herida entre cuatro y seis semanas después del parto. Las complicaciones más frecuentes son hematomas o infección en los puntos de sutura. Puede haber incomodidades en las relaciones sexuales al principio que disminuyen con el tiempo, cuando la cicatriz se hace más elástica.

En definitiva la práctica de la episiotomía se ha identificado tanto como un factor de riesgo, como un factor de protección. De modo que se debe hacerse de forma correcta en los casos indicados y no de una forma rutinaria.

Addedum : Recientemente después de la publicación de este texto la Sociedad Americana de Obstetricia y Ginecologia ACOG dentro de sus indicaciones dice:  “No  se recomienda la episiotomía de rutina en el parto vaginal, debido a la posibilidad de mala cicatrización y malestar prolongado en la mujer  por mala cicatrización. En los casos que sea necesaria para la extracción del feto se encomienda realizar la de tipo medio-lateral y evitar la episiotomía mediana por su mayor riesgo de desagarro del esfínter anal y el recto”. Fuente Obstet Gynecol. 2015; 126: 1118

Sección: Artículos, Disfunciones sexuales, Episiotomía, Esfinter anal, Incontinecia anal, Incontinencia urinaria, Partos distócicos, Periné
Dra. Elena Ruiz Domingo

Autor: Dra. Elena Ruiz Domingo

Elena Ruiz Domingo es una médico ginecóloga que le encanta comunicarse, participa con regularidad en congresos, prensa, medios y conferencias.